Consiste en un sistema de escritura láser sobre edificios, que mediante un puntero láser y unos potentes proyectores es capaz de escribir enormes mensajes sobre edificios en tiempo real.

 

Para capturar los movimientos, el ordenador utiliza una cámara de vídeo y un software de análisis especialmente desarrollado, que se basa únicamente en los movimientos del láser.

 

Esos movimientos son transformados en datos que el ordenador procesa para luego crear la imagen, y devolverla al mural a través de un proyector.