Se trata de realizar una ginkana a través de Internet superando un conjunto de acertijos que proporcionan el acceso al siguiente nivel.

Los participantes compiten de forma simultánea, disponiendo de información de la clasificación en tiempo real, lo que dispara la emoción del juego.

Si se desea, con un segundo proyector pueden ir ofreciéndose pistas para que los grupos más rezagados no sientan frustración o desánimo.