Se modificó completamente la apariencia del Palacio de Congresos de Santiago mediante telares, moqueta, pintura, mesas retroiluminadas y proyecciones de vídeo.